Como madre primeriza de mellizas, Carolina me ha ayudado a gestionar mejor mis emocione y las de mis hijas.

A sentirme escuchada, a dedicar un tiempo para reflexionar e intentar ser creativa con los problemas de mis hijas.

Una bonita experiencia. Gracias.

― Esther, 35 años, funcionaria