castigo o refuerzo. Cómo motivo a mis hijos

castigo o refuerzocómo motivar a mis hijosSin televisión, sin postre, sin salir, ¿cuántos castigos te han puesto? ¿cuántos han funcionado?

Mucho padres me comentan “es que ya no me funciona nada” ” ya no sé que quitarle” “no sé que más castigos poner”

El castigo no es tan útil como crees.

Es cierto, que a muchos de nosotros nos han criado con castigos, no tan duros como a nuestros abuelos, pero castigos al fin y al cabo.

Hace tiempo leí un estudio sobre el absentismo laboral con trabajadores de una empresa, que podría ser una metáfora para ponernos en el lugar de nuestros hijos.

Tal vez te suene, por tu propia experiencia o de alguna persona que conozcas, que en algunas empresas, cuando tienes una falta no justificada te restan de la nómina un %.

En el estudio quería observarse que pasaría si en lugar de restar te sumaban.

Es decir, a todos los trabajadores que acudían a sus puestos de trabajo les sumaban en la nómina un %.

Los resultados mostraron que el absentismo bajó considerablemente. Concluyendo que era mucho más beneficioso premiar a los trabajadores que castigarles.

¿Por qué? porque la motivación siempre es mucho más favorable que el castigo. Porque la motivación nos mueve, y el castigo nos paraliza, nos abruma y nos agota.

Porque llega un momento que nos inmunizamos ante los castigos, y ya nos da igual, “otro más”.

Cuando estás con tus hijos lo primero que te sale es “si no estudias no juegas a la play”, es decir el castigo, pero yo te propongo que cambies para que cambien las cosas.

En positivo:

  • Después de hacer los deberes, tendrás tiempo libre para jugar a  la play, móvil, leer, dibujar.
  • Para jugar a las construcciones primero vamos a recoger las pelotas para tener mucho espacio y jugar super bien.
  • Si te comes la verdura, podrás elegir un postre

De esta manera les estamos diciendo, “tu eliges lo que prefieres para tí mismo-a, jugar a la play o no jugar”

Cada paso que se acerque a lo que quieres conseguir, por ejemplo, normalmente le pides 5 veces que se siente a hacer los deberes y hoy se lo has dicho 3, tu hijo merece que le digas “que bien”, “me he dado cuenta que…”, “ha sido muy buena idea que… ”

En una situación límite, cuando ya estás a punto de explotar, respira profundamente y piensa que quieres conseguir, un enfado múltiple, o una solución efectiva.

El cambio requiere de paciencia y de creatividad para encontrar soluciones, pero te aseguro que  poco a poco vas a conseguir mejorar las situaciones habituales.

Si tu hijo está motivado va a sentirse bien, orgulloso, capaz; Va a tener ganas de hacer cosas y de superarse. 

Un castigo es como una piedra, y cuando tienes muchas a la espalda y por delante, cada vez te parece más difícil llegar al final, hasta que llega un momento que te resulta imposible y te quedas donde estás.

Cuando estás motivado eres capaz de ver el camino y si encuentras una piedra te parecerá un guijarro.

Motivar a tus hijos va a tener beneficios ahora y en el futuro, ya que les estarás enseñando a afrontar su vida con actitud, a cómo pensar en positivo y cómo pasar a la acción para conseguir sus objetivos.

 

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s