cómo abordar preguntas y miedos sobre la muerte

Llevamos varias semanas tratando el tema de los miedos en Despierta Aragón, en el espacio “escuela de padres” en el que colaboro todos los lunes.

Entre ellos hemos hablado, del miedo a la oscuridad, a los animales, a los monstruos, al ridículo, al fracaso escolar, y a la muerte.

Me paro en este último.

cómo abordar preguntas y miedos sobre la muerte
autor fotografía Webandi

En otros post he hablado sobre los miedos, pero la muerte es un tema que a los padres nos cuesta abordar, probablemente influenciados por nuestra cultura. 

Cómo abordar preguntas acerca de la muerte 

Con naturalidad, claridad y sencillez. 

Cuando son pequeños, los niños no entienden el concepto de no retorno. Es decir, que para ellos la muerte es un estado del que se vuelve, y no es hasta los 10 años cuando empezarán a comprenderlo.

Si han tenido mascotas como peces, nos resultará más sencillo explicarles que cuando el pececito muere ya no vuelve. Que cuando está muerto, no puede moverse, ni comer, ni ver, ni oír.

Estar siempre disponible para responder a sus preguntas.

Tal vez sea un tema que igual te cueste, pero es necesario que tus hijos sientan que pueden hablar contigo de cualquier cosa y que te esfuerzas por ayudarles.

Preguntar sobre la muerte no tiene ninguna connotación más allá de la curiosidad del saber, igual que hablar sobre la luna, como funciona esto, o Por qué lo que sea.

Si te pilla por sorpresa puedes decirles que necesitas buscar información antes de hablar con ellos, y al día siguiente retomar la conversación, consultando antes con ellos si también quieren hacerlo. “¿Te acuerdas que ayer querías hablar conmigo sobre la muerte, te parece que lo hagamos ahora?”

En general, para cualquier tema, reconocer que no lo sabes todo pero que eres capaz de encontrar la manera de resolverlo, es enseñarles mucho.

Cómo abordar el miedo a la muerte

Sobre los 10 años, empiezan a comprender la irreversibilidad de la muerte y puede que surjan miedos, a que les pase a ellos o a sus personas más queridas.

En este sentido es importante explicarles que siempre van a contar con personas como “el tío, la abuela, María, Pablo, que van a ayudarles y cuidar de ellos, para evitar un sentimiento de soledad

Desde el respeto a todas las creencias religiosas, mi consejo es que utilices la claridad para hablar con ellos. “La muerte es una fase de la vida. Nacemos y morimos” 

Utilizar frases como que está en el cielo, o se ha ido de viaje, puede crear falsas expectativas de que va a volver o generar ideas sobre cómo subir al cielo para visitarle. O incluso desarrollar miedo a marcharse de viaje al asociarlo con la muerte.

Puedes explicarles que las personas que se mueren antes han tenido una vida con nosotros y que siempre podremos recordarles y tenerles presentes gracias a las fotos y nuestros recuerdos.

Animarles a que vivan el momento presente. Que busquen la felicidad, que hagan lo que más les gusta. Ese es su recurso para afrontar el miedo a la muerte.

Evitar frases como:

  • “no te preocupes, no pasa nada” Porque a tus hijos en ese momento si les preocupa y quieren saber.
  • “ya hablaremos de eso cuando seas mayor” Porque tus hijos tienen la necesidad de hablar ahora, y cuentan contigo.
  • “solo te mueres cuando eres muy viejecito” Porque no es verdad y se van a dar cuenta que les has mentido. La mentira, aunque pienses que es pequeña, nunca va a fomentar confianza entre vosotros, y esa es una base fundamental para una relación sana.

Cómo abordar una muerte en la familia

Comprensión y respeto hacia sus emociones. Permitir explicarles que tu también estás triste y tal vez enfadado-a. Que es normal sentirse así y que juntos vais a conseguir superarlo.

Ofrecerles seguridad, volviendo a sus rutinas y explicando que cuentan con personas que van a estar para ellos proporcionándoles ayuda y cuidados.

Claridad, sencillez, y disponibilidad para hablar del tema.

Proponerles un rito. Los ritos, facilitan la toma de conciencia sobre el cambio. Por ejemplo, un bautizo, una boda, una fiesta de cumpleaños, significa un antes y un después.

Cuando muere alguien cercano, puedes animar a tus hijos a que escriban una carta, o hagan un dibujo. En ella pueden escribirle lo que les hubiera gustado decirle y ya no pueden hacerlo. También pueden incluir pedir perdón y dar las gracias si lo necesitan.

Es una carta que luego pueden enviar, romper, quemar, enterrar, lo que ellos decidan.

Con esta carta o dibujo vas a facilitar que se liberen de esos sentimientos y evitar que se enquisten.

Sobre si los niños deben acudir al acto funerario, es un tema muy personal que debe ser decidido según cada caso y cada familia. Lo que sí es importante, es explicarles cuanto antes lo que ha pasado, ya que van a notar la preocupación y la tristeza, y van a ser conscientes de que algo malo pasa. No les hagas sentir incertidumbre.

El miedo es una emoción que todos sentimos. Ayudarles a gestionarla desde que son pequeños es un aprendizaje para toda la vida. 

Por último, me gustaría desde aquí dar las gracias a los oyentes que nos llaman y plantean dudas, y decirles que si no es posible responderlas en directo, recojo el testigo para hacerlo en próximos programas.


¿Quieres saber más sobre emociones y cómo ayudar a tus hijos a gestionarlas? ¿quieres aprender, compartir y fomentar una educación respetuosa con tus hijos? 

Tienes dos opciones que pueden interesarte. Pincha en los enlaces para leer toda la información y realizar la inscripción.

Escuela de mamás y papás

Mamás en tribu. Grupo de apoyo a la crianza. 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s