Resuelve esa conversación pendiente y libérate emocionalmente de su carga

Un ejercicio de inteligencia emocional para resolver tus conversaciones pendientes

resuelve esa conversacion pendiente

Dicen que el hombre es el único animal que tropieza en la misma piedra dos veces.

Cuando no resolvemos algo del pasado, ya sea con otra persona o con nosotros mismos, la piedra se vuelve a presentar una y otra vez, con diferentes formas y tamaños, pero en el fondo la misma piedra.

Es algo así, como cuando en el trabajo hay un compañero que no te gusta, con el que tienes discrepancias y al que no le dices todo lo que piensas y sientes. Al cambiar de trabajo parece que se va a resolver, pero resulta que te encuentras con otra persona tan parecida a él que vuelves a vivir situaciones parecidas.

O te la encuentras como dependiente de una tienda, o como la novia de tu hermano.

La piedra tiene diferentes formas y tamaños, pero sigue siendo la misma piedra. Recurrentemente te encuentras con personas similares a aquella con la que no resolviste esa-s situación-es.

Las conversaciones pendientes son esas palabras que no dices porque no sabes como hacerlo, porque no encuentras el momento, o porque sientes que no merece la pena. Y se quedan ahí, en tu pensamiento y tu corazón.

Cuantas veces recordamos situaciones del pasado. Una situación de conflicto grande, en la cual tu enfado y tu tristeza han llegado a tí, y tiempo después, al recordarla, te salen todas esas palabras que no dijiste, pero que ya es tarde. Y piensas, mierda,jolín, le podía haber dicho esto, y esto y esto. ¿Por qué no se me ocurriría en el momento? “

A mí me ha pasado.

Y ese recuerdo te reconcome. Te genera de nuevo la emoción que sentiste, pero además se añade la frustración, la culpa, incluso puede que la desidia por no haberlo hecho. Y te cuesta dormirte.

Y como siempre digo en mis sesiones de coaching, ¿qué te gustaría mejorar para la siguiente vez?

Pon acción para que se produzca el cambio que quieres

La próxima vez puedes:

Comunicarte con asertividad, eso significa decir lo que quieres sin hacer daño al otro. Es una habilidad que necesita práctica, porque desgraciadamente no nos la han enseñado.

Pero hoy quiero centrarme en las conversaciones pendientes con esas personas que ya no están cerca de tí. Bien porque has cambiado de trabajo, de residencia, o porque ya no están entre nosotros.

Es un ejercicio sencillo que puedes hacer hoy mismo. Necesitas papel, boli y escribir todo. Y quiero decir todo-todo.

Déjate llevar por la emoción, suelta toda la rabia contenida, escribe lo que le hubieras dicho, (se permiten tacos, insultos y expresiones políticamente incorrectas), lo que hubieras hecho, cómo te sentiste, cómo te hubiera gustado resolverlo, etc. Llora, ríe, enfádate mientras la escribes, déjate llevar.

Al principio las letras serán legibles, pero conforme avances te darás cuenta que la letra pasará a ser un trazo compulsivo de rayas. Eso está bien, significa que te estás vaciando de emociones atrapadas en tu interior. Lo importante no es la carta, si está bien estructurada, con el lenguaje adecuado, etc. La carta es un instrumento para resolver emocionalmente una situación del pasado.

Utiliza todos los folios que necesites, no te pongas límite. Y cuando finalices te sentirás libre, feliz, deshogado.

Esa carta puedes releerla, puedes enviarla, o simplemente puedes romperla. (yo las rompo)

Este ejercicio puedes hacerlo para esas situaciones que te hablaba al principio. Esas que se quedaron atrapadas en tu memoria y las que cuando vuelven a tu recuerdo te hacen pensar lo que hubieras dicho.

Pero también puedes emplear la carta para esas conversaciones pendientes de agradecimiento, de amor, de cariño, de perdón. Para decir todo aquello que quisiste y no  hiciste.

Se trata de cerrar ese episodio que se ha quedado anclado en tu mente. Se trata de resolverlo en tu cabeza para que ese espacio quede libre y definitivamente pase a tu memoria profunda. Y ya nunca más te revuelva por dentro.

Si tienes una conversación pendiente, con un examor, un familiar, un amigo, una persona del trabajo, una persona del supermercado, del autobús o del aparcamiento.

Ahora es el momento de que actúes y te liberes de esa carga que no te deja avanzar.

¿Quieres cambiar algo más?

¿quieres avanzar en tu desarrollo personal?

Soy psicóloga y a través del coaching, la inteligencia emocional y la PNL, voy a reforzar tu camino personal.

Contacta conmigo en el 665925371 o cumplimentando este formulario y podré ayudarte a conseguirlo.

 

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s