la incertidumbre de ser adolescente

Qué puedes hacer para ayudarle

adolescentes¿recuerdas tu adolescencia? Además de todos los cambios físicos tan representativos de esta fase ocurre todo un movimiento a otros niveles.

Psicológico: el paso de ser niños con ciertos derechos y obligaciones, a de repente casi adultos con muchas más responsabilidades que resultan díficiles de gestionar e interiorizar. Además de un sentimiento de invencibilidad que les lleva al gusto por el riesgo.

Social: los amigos son el núcleo importante y fundamental de todo adolescente, y formar parte de un grupo es indispensable para ellos.

Intelectual: el adolescente teoriza, analiza y razona sobre aspectos que hasta ahora no eran tan relevantes. Comienza una reelaboración de sus principios y valores.

Son egocéntricos una consecuencia de descubrirse a sí mismos, pero a la vez están nerviosos y susceptibles al sentirse observados, lo que produce un sentimiento de vulnerabilidad y miedo al ridículo.

¿recuerdas cómo fue tu adolescencia? Yo me acuerdo de tener múltiples vergüenzas por mi nuevo cuerpo, estaba absolutamente segura de mis ideas y me sentía muy mayor.

Ahora con perspectiva soy consciente de que no era tan mayor, que la firmeza de mis ideas no suponía que fueran inamovibles y que los amigos son importantes pero que la individualidad de ser yo misma también.

La adolescencia es un proceso de crecimiento personal que va a determinar su yo adulto.

¿cómo podemos ayudarles?

  • Empatizar: ponernos en su lugar para comprenderles. No hagas ni digas lo que no te gustaría que te hicieran o te dijeran a tí.
  • Hablar de igual a igual: como si lo hicieras con otro adulto. Para eso es importante escuchar sin juzgar, así como respetar sus opiniones y sus razones.
  • Mantener el rol de padres, no eres su amigo o amiga. Existen límites y es necesario que los conozcan, habrá algunos innegociables. Explícale cuales son las razones que te llevan a marcarlos. Pero otros si pueden ser negociados juntos. Esto le permitirá analizar las diferentes posibilidades y comprender cual es la más adecuada para todas las partes, lo que se traduce en un compromiso para cumplirlo. Y será un aprendizaje para el futuro cuando deba hablar con su jefe, sus compañeros o su pareja.
  • Confía en él o ella. La confianza es un proceso de ida y vuelta. Es decir que si quieres que confíen en tí, tú también tienes que confiar en ellos. Puedes expresar tus emociones, tus inquietudes, tus alegrías, tus dudas
  • Ofrécele espacio para que tome sus decisiones y ayúdale haciendo preguntas que le permitan reflexionar por sí mism@. Sin dirigir.

Pon tu mano a su disposición, recuerda que tú también fuiste adolescente.

Si te parece importante apoyar a tu hijo o hija en su proceso de crecimiento personal y quieres que aprenda por sí mism@, rellena el formulario y te explicaré como es posible a través del coaching.

Además, en abril dará comienzo el taller de coaching solo para adolescentes: #yo Dirigido a chavales de 14 a 17 años. Un momento perfecto para afrontar el último trimestre del curso con mucha potencia. Si te interesan estos talleres, rellena el formulario señalando taller.

También puedes encontrar toda la información del taller en el siguiente enlace. #yo

Aquí puedes leer el testimonio de un proceso de coaching adolescente >>> leer opinión

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s