“mi hijo es …” “mi hija es..”

La semana pasada comenzaba este post hablando de “es que yo soy así” . El de hoy es especial para papás, mamás, tíos, tías, abuelos y abuelas, y en general a todas las personas que tienen contacto con niños pequeños. Ellos en este momento están creando su Yo.

Por eso mi recomendación ya sea un bebé, un niño de dos años, o de 12, es cambiar el verbo ser por otro verbo. Le vas a decir lo mismo, pero sin impactar en su Yo.

Y si piensas que es muy pequeño para enterarse, te diré que durante los dos primeros años de su vida, los niños aprenden el 80% de su vocabulario.

Que no pueda expresarse todavía no significa que no pueda entenderte.  Y ya sabes que, el lenguaje es muy poderoso, genera pensamientos y creencias.

Por ejemplo,

  • “Fulanito, mira que eres malo”, por “Fulanito, este comportamiento no me gusta, que te parece si haces esto”.
  • “Fulanita es muy desordenada”, por “Fulanita esta habitación está muy desordenada, me ayudas y entre las dos lo colocamos en su sitio. ¡Qué bien ha quedado!, lo has recogido genial”
Yo te propongo
  • Hablarles sin juzgar, señalar y etiquetar.

Cuando tantas veces te dicen que “eres malo”, o “eres desordenado”, o “lo que sea”, al final te lo crees. Y los comportamientos siguientes van a ser en esa línea, porque “soy malo”, “soy desordenado” o “soy lo que sea”. Es la pescadilla que se muerde la cola.

  • Indicarles otra manera de hacer las cosas, aquello que si quieres reforzar y evitar los castigos para enseñar

Cuantas veces les decimos a nuestros hijos lo que está mal, nos enfadamos porque una y otra vez lo repiten, y tal vez les castiguemos por ello. En mi opinión el castigo refuerza el comportamiento que no quieres al prestarle atención.

Sin embargo, si le explicas que “eso” no y que “esto” si, le estás enseñando y prestando atención al comportamiento que si quieres que se repita.

Y es que hay un dato muy curioso, científicamente demostrado: Nuestro cerebro no es capaz de procesar la palabra NO. Prueba lo siguiente, “no pienses en un caballo blanco”. ¿En qué has pensado? Seguro que en un caballo blanco. 😉

Por eso es tan importante pensar en lo que sí, y siguiendo el hilo del post, decirles a nuestros hijos lo que sí pueden, deben o nos gusta que hagan, y así romper esa pescadilla.

Te pongo un ejemplo de mi hijo de 19 meses.

Ayer sin ir más lejos, porque todos los días sucede algo que podría contarte, estaba jugando mi hijo con un juguete que le apasiona.

Las navidades pasadas cuando casi estaba a punto de soltarse a andar solito, sus abuelos le compraron un corre-pasillos. Le encantó entonces y le sigue gustando ahora. Lo lleva de aquí para allá, lo sube y lo baja por todos sitios disfrutando un montón.

Ayer toda su intención era cruzar el salón entre dos sillas. Probó una vez sin éxito, luego otra, y al final me miró, me gritó y me lloró, lo que viene a decir “mamá no puedo y me estoy frustrando, ¡¡ayuda!!”

Me acerqué a él, le miré a su altura, le toqué la barriguita y le dije varias veces, “cariño escuchame” Entonces dejó de llorar y gritar, y me miró. Cuando tuve su plena atención le dije: “cariño, el juguete no cabe ahí, inténtalo de otra forma. Mira, por ejemplo puedes mover esta silla. Prueba ahora” Y con toda la energía, giró el juguete y atravesó el salón.

Los niños, al igual que los adultos, no quieren fracasar, no quieren hacer las cosas mal, no quieren decepcionarnos. O acaso tú si quieres hacerlo mal, por ejemplo, ¿en tu trabajo?

Habla desde la comprensión, con un lenguaje directo pero cuidado, y sobre todo con mucho cariño y paciencia, muuuucha paciencia.

Cambia el …

  • “te vas a caer” por  “hazlo con cuidado para no caerte”
  • “eso es muy díficil” por “inténtalo otra vez” “¿necesitas mi ayuda?”
  • “tú eres pequeño y no puedes”, por “prueba de otra forma”

… para conseguir

  • motivar que su cerebro se esfuerce en pensar con innovación e imaginación, desarrollando su pensamiento lateral
  • promover su espíritu de superación
  • facilitar su autonomía y seguridad personal
  • ofrecerle una intención positiva a su comportamiento
  • fomentar un crecimiento sano como persona
¿Y qué hago si mi hijo o hija es adolescente?

Puedes empezar aplicando lo que acabas de leer, que aunque se dirija a niños más pequeños, hay contenido útil para todas las edades.

Y la próxima semana un post específico sobre adolescentes 🙂


¡¡Los talleres de inteligencia emocional para papás y mamás ya estan en marcha!!

taller ie 21 sept.png

El 21 de septiembre comenzamos con el taller de iniciación. Puedes informarte aquí.

También estoy preparando un taller avanzado…pero eso será más adelante.

 

Si te ha gustado el post te animo a que lo compartas, le des me gusta y escribas tus comentarios.

Si quieres estar al día de lo que publico, únete a mi red de suscriptores en Si, quiero suscribirme

 

 

2 respuestas a ““mi hijo es …” “mi hija es..”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s